lunes, 13 de marzo de 2017

Omisiones en regulación de seguridad vehicular arriesga vida de infantes

La iniciativa Global NCAP y la organización Internacional de Investigación y Pruebas para Consumidores ICRT (por sus siglas en inglés), realizó un estudio en noviembre de 2016 el cual tuvo como objetivo probar el desempeño de seguridad de algunos de los Sistemas de Retención Infantil (SRI), también conocidos como auto-asientos, más populares en Latinoamérica. Estos fueron sometidos a pruebas de colisión frontal y lateral. ICRT probó 12 auto-asientos infantiles en el laboratorio del Automóvil Club de Alemania ADAC (por sus siglas en alemán), 7 de los cuales están disponibles en México.
En México, la primer causa de muerte en niños de 5 a 14 años son los accidentes viales. Por ello resulta imprescindible que los niños sean trasladados de forma segura en el auto en el que viajan. Se ha comprobado que una de las formas más eficaces de transportar de manera segura a infantes es a través de autos que tengan los anclajes LATCH o Isofix para los Sistemas de Retención Infantil. Las graves omisiones en la regulación de seguridad vehicular en México, permiten que, a diferencia de otros países, se puedan comercializar autos nuevos que no tengan dichos anclajes.
A este factor de riesgo se suma lo que Débora Semadeni, vocera de Por Amor Abróchalos, comentó  sobre el uso de los SRI: “Desgraciadamente en México es muy bajo el porcentaje de niños que se trasladan de forma segura, tan solo un 17% de los niños menores de 6 años utiliza un sistema de retención infantil y el usar siempre una silla les puede salvar la vida en caso de un accidente vial.
Tan importante es tener un SRI de buena calidad como instalarlo de la manera correcta, según las estadísticas 8 de cada 10 SRI están mal instalados y es que la gente no lee las instrucciones además de que algunos SRI son realmente complicadas para instalarse.
 En México tenemos sistemas de retención infantil de diferentes marcas y calidades, hay disponibilidad de estos, pero muchas veces la decisión es tomada en base al precio y no a la seguridad de los mismos.”
De los 7 modelos disponibles en México que se probaron las calificaciones obtenidas van de 1 a 4 estrellas, ninguno de los modelos que se comercializan en México logró la calificación máxima de 5 estrellas en su desempeño de seguridad. La marca Bebe Sit con su modelo Compass Elite fue el menos seguro obteniendo una estrella mientras que las marcas Britax modelo B-Safe y la marca Chicco con el modelo Key Fit obtuvieron cuatro estrellas.
 Los auto-asientos infantiles funcionan como un caparazón que absorbe la energía de un choque y la disipa mientras retiene al niño en su arnés evitando que salga despedido o se golpee con el interior del auto y otros pasajeros.
La mayoría de los asientos infantiles cuentan con tres partes principales: las correas de sujeción al auto (que puede ser el mismo cinturón de seguridad del auto), el asiento en sí, y el arnés para el niño. Las tres partes deben funcionar correctamente para poder proteger al niño: las correas deben estar ajustadas y tensas para evitar movimientos del asiento infantil, el asiento debe estar en buenas condiciones y bien acomodado, y el arnés bien ajustado al cuerpo del niño y todos los broches asegurados.
Los auto-asientos para niños pequeños deben instalarse en el auto con el sistema LATCH o con el cinturón de seguridad. El sistema LATCH facilita la instalación adecuada y consiste en anclajes en el auto diseñados especialmente para colocar el asiento infantil. El cinturón de seguridad también puede servir para instalar el auto-asiento pero su ajuste es más complicado y el auto-asiento puede quedar no tan bien asegurado.
Stephan Brodziak, coordinador del área de seguridad vehicular de El Poder del Consumidor  resaltó: “Es muy triste que, a pesar de las estadísticas de prevalencia de muertes en niños por accidentes viales, la Secretaría de Economía hizo caso omiso a los comentarios hechos por especialistas de las Secretarías de Salud y de Comunicaciones y Transportes, además de varias organizaciones civiles de Seguridad Vial y no incluyó dentro de la NOM-194 de seguridad vehicular, los anclajes de los Sistemas de Retención Infantil Isofix o LATCH como estándar para  los vehículos que se comercializan en México.”
México continúa ignorando varias de las recomendaciones internacionales en materia de seguridad vehicular que organismos como Global y Latin NCAP, el Banco Interamericano de Desarrollo y el foro de armonización vehicular WP 29 de Naciones Unidas han hecho a escala global.

Por su parte, Paco de Anda director de Movilidad y Desarrollo México, indicó: “Todos los asientos infantiles a la venta en México son importados y obedecen a ciertas regulaciones (americanas o europeas) o a ninguna. En México no existe ninguna regulación federal que exija su uso ni ninguna forma técnica de asegurar que los asientos a la venta son del diseño, materiales y calidad suficiente para cumplir la función de proteger a los niños según su estatura y peso.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada