martes, 8 de diciembre de 2015

Katy Perry llama a la acción para cambiar el futuro de los niños

En el marco de la 21 Conferencia de las Partes (COP21), la embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, Katy Perry, pidió que se debe actuar en favor de la sustentabilidad y frenar los devastadores efectos del cambio climático para el planeta y los niños.
Mientras los líderes mundiales se reúnen en la COP21 para alcanzar un acuerdo climático universal y jurídicamente vinculante, Katy Perry llamó la atención sobre los patrones climáticos que surgen alrededor del mundo y obligan a millones de niños y familias a huir de sus hogares.
El último informe de UNICEF sobre cambio climático lanzado en noviembre de 2015, muestra que más 500 millones de niños viven en áreas de alta vulnerabilidad a inundaciones, y 160 millones viven en lugares de sequía severa.

"Las sequías, inundaciones, olas de calor y otras condiciones climáticas extremas ponen a los niños en mayor riesgo de enfermedad y desnutrición, también destruyen sus hogares y el sustento de sus familias. La peor parte de esto es que algunos de los ciudadanos más jóvenes y más vulnerables de nuestro mundo se llevan la peor parte del cambio climático. Alentemos a nuestros líderes mundiales a tomar en serio esta cuestión. Comparte tu historia de cómo ayudas a reducir el cambio climático utilizando el hashtag #FightUnfair Juntos podemos ayudar a cambiar el futuro para millones de niños", dijo la Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, Katy Perry.
El informe también muestra que de los 530 millones niños que viven en zonas propensas a inundaciones, alrededor de 300 millones se encuentran en países donde más de la mitad de la población vive en la pobreza, sobreviviendo con menos de 3.10 dólares al día. De los que viven en zonas de alta gravedad de sequía, 50 millones están en países donde más de la mitad de la población vive en la pobreza.

El cambio climático significa más sequías, inundaciones, olas de calor y otras condiciones climáticas extremas. Estos eventos pueden causar muerte y devastación, así como también pueden contribuir a la creciente difusión de las principales causas de mortalidad infantil, como la desnutrición, la malaria y la diarrea. Esto puede crear un círculo vicioso: un niño privado de agua y saneamiento antes de una crisis será más afectado por una inundación, sequía o tormenta severa, y tendrá menos probabilidades de recuperarse rápidamente. También estará en mayor riesgo cuando se enfrente a una crisis posterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario